Inicio

Definición

¿Por qué ese nombre?

¿Cómo se forman los agujeros negros?

¿Cómo los detectamos?

¿Cuán grandes son los agujeros negros?

Relatividad y Agujeros Negros

¿Por qué la velocidad de la luz es la mayor de las velocidades?

¿Los agujeros negros se "comerían" todo el universo?

¿Está la Tierra en peligro por la presencia de agujeros negros?

¿Existen entonces los "agujeros blancos"?

¿Qué son los "agujeros de gusano"?



Y se hizo la luz

Newton aseguraba que la luz, al poseer una naturaleza ondulatoria, necesitaba un medio a través del cual desplazarse, pero debido a que no se podía entender qué era lo que había entre los planetas y en general e el cosmos extra atmosférico se definió la existencia de una materia que permitía a la luz desplazarse en el espacio, a esta materia se le denominó "éter" y aunque no se tenía pruebas de su existencia, esta era necesaria para que la mecánica de Newton se cumpla también fuera del planeta.

Era entonces necesario definir exactamente en qué consistía dicho éter, se pensaba según la mecánica clásica que éste era un medio en reposo absoluto. Esto tenía serias repercusiones sobre los planetas puesto que consideraba que nuestro planeta se movía a través de éste éter, por ello se debía de conocer a ciencia cierta cuál era la velocidad de la tierra respecto de éste éter. Dado el reto no se esperó mucho para que muchos científicos empezaran a realizar investigaciones y experimentos para determinar la existencia del éter en la realidad; fue así como en 1881 A.A. Michelson realizó un experimento que logró un objetivo completamente distinto al trazado inicialmente.

Nadie sabe para quien trabaja

El razonamiento de Michelson fue que si la Tierra se desplazaba a través de un éter entonces una especie de fuerza generada por el mismo éter (Michelson le denominó "viento de éter") debería de barrer la superficie terrestre, esto debería de originar un cambio en la velocidad de la luz que viaja con el éter, es decir, con el viento a favor la luz debería de tener una velocidad completamente distinta a la de la que tendría si tuviera dicho viento en contra. Fue entonces que se decidió a medir una distancia idéntica tanto a favor como en contra del viento, de esa manera, al tener dos velocidades distintas el éter demostraría su existencia.

Grande fue la sorpresa cuando se determinó que la velocidad de la luz era la misma no importando siquiera que dirección se utilizara para medirla, esto echó por la borda la existencia del éter y determinó que la luz poseía una velocidad determinada y, al parecer constante.

Números imaginarios

Pero... ¿cuál era la velocidad límite?, puesto que la constancia de la luz contradecía abiertamente las leyes newtonianas ¿cómo podíamos explicar éste gran detalle?. Los estudios realizados por Hendrik Antón Lorentz demostraban que debía de haber una ecuación de transformación de coordenadas que reemplazaba la de Galileo que decía que el tiempo permanecía constante para dos observadores, dichas ecuaciones tienen las siguientes formas:

x' = (x - vt)/(1-ß2)½  » t' = (t - vx/c2)/(1-ß2)½

Donde: 

x  espacio recorrido por objeto A  x' espacio recorrido por objeto A'
v  velocidad de objeto A v' velocidad de objeto A'
t  tiempo utilizado por objeto A t' tiempo utilizado por objeto A'
c velocidad de la luz ß relación v/c

De estas ecuaciones vemos que si existiera una velocidad mayor que la de la luz tendríamos un valor de ß mayor que 1 con lo que tendríamos valores de espacio y tiempo imaginarios (recuerdas los números imaginarios determinados por la raíz de -1). Entonces no existe una velocidad mayor que la de la luz.


Copyright - Sobre el uso del material de esta web - Mapa del sitio

webmaster@cosmopediaonline.com